Inicio | Favoritos | Contacto
 
Recuperar Contraseña REGISTRARSE



Ranking de Autores
sexofotos España
148 -62
gali Mexico
28 0
bangabandu C.Verde
24 0
48peter Argentina
12 0
chantajista Mexico
11 -1



Amor-Filial Masturbacion Confesiones Dominacion Fantasias Gays Hetero Intercambios Lesbicos No-Consentido Orgias Sadomaso Maduras Cibersexo Voyeur

Nina y Marisa mis sobrinas especiales


Todos los años para el corriente mes de enero, vienen muchos parientes a nuestra casa del Gran Buenos Aires y aprovechan las delicias de nuestra pileta de natación que se encuentra en el parque de nuestra casa.- Este año no fue la excepción muchos parientes vinieron, quizá más que de costumbre porque durante el mes de diciembre tuve la suerte de acertar uno de los primeros premios de la Lotería Nacional, lo que me brindó un buen numero de pesos y unos cuanto parientes más.- Voy a presentarme: mi nombre es Omar, estoy casado con Noemí hace mas de veinte años y no hemos tenido hijos por desgracia o por suerte a mi me gustan mucho las mujeres y muchísimas veces le he sido infiel a Noemí, la que co9noce mi debilidad y lo que al principio le daba mucha bronca, terminó por aceptarlo y hoy en día nos llevamos perfectamente a pesar de que yo siga tratando de cogerme a toda mujer que se me pone a tiro mi físico me responde porque hago mucho ejercicio diariamente y me mantengo en forma Noemí es una muy guapa mujer, dueña de un precioso cuerpo a pesar de sus 45 años, y también algunas veces también me es infiel, por supuesto que no tanta veces como yo a ella.- Este mes de enero me correspondían 21 días de vacaciones en mi trabajo donde soy un ejecutivo .....  al mismo tiempo le correspondía la misma cantidad de días a Noemí, que es la secretaria del gerente general de una empresa multinacional, pero la enfermedad de varios compañeros hicieron que ella debiera posponer su período de vacaciones, quedando yo solo en casa durante esos 21 días de todos los parientes que nos visitaron, había dos que decidieron quedarse durante todo el mes de enero en casa para disfrutar de nuestra pileta y de todas nuestras comodidades: se trataba de Nina la hija de un hermano de Noemi, o sea, sobrina directa de mi esposa.- Noemí era una deliciosa bombón de 28 años con unas hermosas tetas, divinas piernas y para completar su figura tenía un culo delicioso la verdad es que a ese bombón yo había tenido la suerte de probarlo hacía aproximadamente unos diez años cuando era una hermosa joven soltera, pero no virgen y que en la cama se desenvolvía muy bien para mi delicia y gozo por lo tanto supuse que nuestro “idilio” se repetiría.- Por otro lado, mi primo Ruben me dijo si podría quedarse en casa su hija Marisa porque ellos no podrían salir de vacaciones este año y así Marisa podría gozar de nuestra pileta.- Marisa es una niña de 16 añitos recién cumplidos su cuerpito ya empieza a formarse anunciando que va a ser una verdadera mujer su carita es preciosa sus tetitas empiezan a manifestarse y en su pequeñez, se las ve divinas sus bien formadas piernas ya se destacan y su culito respingón comienza a dar señales para que todos se fijen en él.- Ella es todavía virgen y a pesar de la diferencia de edad entre los dos (mas de 30 años) la verdad es que mi intención es quitarle esa enfermedad tan molestar (la virginidad) y hacer de ella un poco mi mujercita.-Los primeros días todo iba muy bien Noemí tenía que ir a trabajar y yo me quedaba prácticamente todo el día a sola con estas dos preciosidades empecé mi trabajito con la que creía que me sería más fácil: la sobrina de mi señora Nina con la que ya había tenido mis primeras incursiones en aquel tiempo era solterita, pero se había casado con un vago y a los dos años se separaron sin haber tenido hijos.- Cuando ella pasaba al lado mío, yo la rozaba con mi pija en su culo y con mis manos en sus tetas ella solo sonreía y me decía que los diez años no habían pasado en vano que yo seguía siendo el mismo de atrevido.- La fui apurando y a ella le iba gustando, hasta que al fin quedamos que volveríamos a coger, pero como estaba Marisa lo tendríamos que hacer con mucho disimulo nos pusimos de acuerdo que al día siguiente, enseguida que se fuera Noemí y antes que se despertara Marisa, yo la iba a visitar en su dormitorio y allí daría rienda suelta a mis instintos.- Esa mañana estaba muy nervioso, me iba a volver a coger a esa belleza en cuanto se fue Noemí corrí para la habitación de Nina estaba tapada con la sábana, lo toqué y corrí la sábana ¡!estaba completamente desnuda¡¡que hermosa visión, seguro que me estaba esperando, la desperté y noté que sus curvas se habían acentuado realzando su belleza estaba toda depilada en su concha no se notaba ni un pelito un aroma deliciosa invadía la habitación lo primero que hice fue empezar a chupar sus tetas con ganas, ella empezó a gemir y sus pezones enseguida se pusieron firmes y duritos, los chupetié bien a gusto hasta que me dispuse para que hagamos en 69 para lo cual yo había ido a su pieza con solo los calzoncillos puestos me los saqué y nos prendimos los dos en un loco 69 estaba loco de pasión, le chupé la concha con muchas ganas, le metí mi lengua todo lo adentro que pude ella también con muchas ganas me chupaba la pija era tal nuestro grado de excitación que en pocos minutos estábamos los dos acabando en la boca del otro yo me traje sus fluídos y ella se trago todo mi lechecita caliente enseguida me recuperé y mi pija tomó nuevamente vigor, así que ahí nomas se la ensarte en su concha donde bombié un rato largo hasta que le acabé adentro llenado su rica concha con mi leche.- Ella me dijo que hacía rato que no la cogían así, le preguntó si su marido nunca la había cogido en forma y me dijo que era un tarado que solo buscaba su placer y nunca pensaba en la mujer.- Una vez que nos pudimos a charlar, le comenté que mi deseo en ese momento era desvirgar a la pequeña Marisa, entonces Nina me dijo que me iba a ayudar en mi deseo, pero que yo temía que prometerle que a ella seguiría cogiéndola después de desvirgar a la niña por supuesto que le di mi palabra de honor y así terminamos esa mañana de lujuria.- Cuando despertó Marisa enseguida noté que Nina estuvo hablando con ella pensé que estaba empezando a darme una mano y más adelante casi estaba seguro que lo había hecho porque Marisa que todos estos días había ido a la pileta con una malla enteriza, hoy se había puesto una bikini muy chiquita que hacía lucir todos sus encantos cuando me acerque a la pileta y estaban conversando ellas dos, enseguida Nina me dice:

• Hola tío, que te parece como se ha vestido Marisita para venir a la pileta, te gusta como se ha puesto?

• La verdad que me encanta es una mujercita preciosa y hace muy bien en lucir sus encantos que los tiene y muchos

• Pues me ha dicho que los días que quedan de vacaciones va a vestir así porque es una pena que pudiendo lucir sus encantos los tenga escondidos

• Desde ya te felicito Marisa por la decisión que tomaste y espero verte siempre de esa forma que en realidad es la que más me gusta

• Gracias tío, me pones muy contenta con tus palabras, voy a tratar de quedar bien con vos para que no tengas motivos de queja

Ante esas palabras, me acerque y le di un beso en los labios, mientras que con mi brazo le rozaba las tetitas, de lo que ella enseguida se dio cuenta y se puso roja como un tomate por la vergüenza de sentirse rozada.- Llegó la hora del almuerzo y fuimos los tres, Nina, Marisa y yo, así como estábamos al comedor, ellas con su bikini y yo con un short yo iba detrás de Marisa, quien contorneaba un poco sus caderas, dándome un espectáculo que hizo que mi pija tomara un buen tamaño.-

Para no llamar tan rápido su atención, intenté cubrir mi erección que se notaba a través del short, lo que logre bastante bien, porque creo que Marisa no se dio cuenta, no así Nina que me vio y me guiñó un ojo haciendo una seña hacia mi bulto, a lo que respondí con una sonrisa después de almorzar yo me fui a acostar un rato: mi señora no venía hasta casi las ocho de la tarde, así que me quedé dormido una madia hora y alrededor de las tres de la tarde me levanté ya completamente descansado las dos chicas estaban en la pileta me uní a ellas y al pasar detrás de Marisa apoyé mi pija en su delicioso culito ella dio un respingo y me dijo:

• Tío me parece que esto que me estas haciendo no corresponde, me estás tocando mi culito y hoy me rozaste las tetitas

• Es que sos hermosa Marisa, además ya estas hecha una mujercita y cualquier hombre desearía rozarte, yo soy tu tío y voy a tratar de ser el primero hombre en tu vida no te enfades por ser yo tan sincero

Ella se puso completamente roja de vergüenza y siguió con sus juegos con Nina esa tarde transcurrió así y no hubo ninguna acción digna de contar.-

A la mañana siguiente, una vez que se fue Noemi, volvi a ir a la habitación de Nina encontrándola otra vez completamente desnuda la desperté con chupones en sus tetas y con la mano en la concha ella terminó de despertarse sonriendo y me preguntó cuales eran mis intenciones le contesté que mi mayor gusto sería darle por el culo ella, fingiendo extrañeza me dijo que yo era un depravado, pero enseguida se puso boca abajo en la cama, dejando su hermoso culo a mi disposición comencé a acariciarlo, a darle muchos besitos y a meterle un dedo mientras ella se retorcía seguí con mi dedo dentro de su culo, momento en que ella empezó a gemir porque le estaba gustando sintiendo el gusto:

Gustando el asunto me acomodé detrás suyo y le dí varias nalgadas eso la fue entusiasmando, hasta que terminó diciéndome que quería sentir mi pija adentro de su culo: no me hice repetir y enseguida mi pija se fue abriendo camino en tan hermoso culo hasta que la tuvo metida hasta el fondo, mis huevos chocaban con su concha con lo cual demostraba que más no podía entrar me sacudí bien dentro de ella y ella se movía con mucha ansia y pasión, logrando de esa manera que mi primer polvo del día fuera dentro de ese culito tan deseado.-Le agradecí lo que había hecho con Marisa, y me fui a desayunar, lo hice solo porque debía hacer un trámite para pagar unos impuestos, así que me decidí y lo hice cuando volví era alrededor de las once de la mañana supuse que mis sobrinas estarían en la pileta y no me equivoqué ambas estaban jugando metidas en la pileta pero lo que me asombró fue estaban las dos sin corpiño Nina mostrando sus tetazas, mientras que Marisa mostraba sus dos pequeñas y hermosas tetitas en formación en cuanto me vió trató de tapárselas con los brazos pero Nina le dijo que no hiciera eso entonces siguió jugando como si nada hubiera ocurrido y le pregunté:

• Que pasó por tu cabecita Marisa, te ves hermosa de ese modo y me alegro mucho que hayas dejado atrás tus vergüenzas

• Si tío, pensé en lo que me dijiste que ya soy una mujercita, y por cierto que ya estoy empezando a sentir cierto cosquilleo en algunas zonas de mi cuerpo, entonces, con la ayuda de Nina, espero convertirme en mujer, aunque me cueste vencer mi timidez

• Te felicito por la decisión tomada, estoy seguro que Nina te va a conducir por el buen camino y yo voy a colaborar en todo lo posible para tu enseñanza y espero que me des el gusto de ser tu primer hombre

• Desde ya que el día que me decida, mi primer hombre serás vos

Entonces vamos a empezar las primeras pequeñas lecciones me metí en la pileta junto con ellas y me fui derecho a Marisa, empecé a acariciarle las tetitas y enseguida sus pezoncitos cobraron vida se pusieron rígidos y muy puntudos, señal que se estaba excitando, se los chupé un buen rato mientras que bajo del agua le tocaba la conchita, ella se retorcía sin parar, hasta que diciéndome “Gracias tío, por algo tan rico” tuvo su primer orgasmo en medio de la pileta.- Quedó resentida, pero con las palabras de Nina y mías, enseguida se repuso y volvió a los juegos con su prima.- Salieron de la pileta, se secaron y se colocaron los corpiños para ir a almorzar.- El almuerzo ya fue mas distendido, Marisa de a poco estaba tomando más confianza con Nina y ésta a su vez la animaba para que mejorara su trato conmigo yo sentado al lado de ella, cuando no estaba la servidumbre le tocaba y acariciaba las piernas ella al principio me rehuía, pero de a poco fue aflojando, mostrando una amplia sonrisa con mis toqueteos.-

Luego del almuerzo y cansado por el trámite que había realizado en la mañana, me fui a acostar para dormir una pequeña siesta, pidiéndole a mis sobrinas que no me dejaran dormir mucho tiempo, porque esa tarde íbamos a aprovechar para seguir jugando los tres en la pileta cuando me levanté ellas dos me estaban esperando como estaban con sus corpiños puestos, le dije que se los sacaran porque esta mañana había sido sin corpiños y asi debíamos seguir.- Enseguida se lo sacaron y quedaron nuevamente con las tetas al aire,- Estabamos los tres en la pileta con el agua que nos llegaba a la altura de la cintura yo me zambulli y nadé por por abajo del agua hasta situarme por detrás de Nina una vez allí estiré la mano y le toqué perfectamente el culo a Nina, la que se rió de mi acción saqué la cabeza de debajo del agua y vi la cara de Marisa que me miraba asombrada, pensando que el próximo culo a tocar sería el de ella se enojaría o le gustaría?, como tenía esa duda me zambulli otra vez y esta vez el culo a tocar era el de Marisa di una vuelta a su alrededor, tire de su bombacha hacia abajo dejando a la vista aunque debajo del agua su conchita y su culito sin sacar la cabeza de debajo del agua le día un beso en su conchita mientras acariciaba su culito ella se estremeció y enseguida se subió la bombacha cuando me asomé su cara parecía enojada, pero me dijo que le había gustado el beso y que había sentido muy rico mi mano mientras le acariciaba el culito.-Seguimos jugando como tres chicos y yo seguí con mis toqueteos cuando mi pija estuvo bien parada y dura me saqué los shorts y le dije a Nina que me hiciera una paja que de ese modo Marisa iba a aprender Nina no se hizo repetir y me agarró la pija empezando a pajearme Marisa no perdía detalle de lo que hacía mientras Nina arreciaba con sus movimientos de manos hasta que debajo del agua empecé a largar mis chorros de leche que me producía la hermosa paja que me hizo Nina.- Marisa, asombrada, preguntó que era esa leche que había salido de mi pija le dice que era la culminación de un acto de amor entre un hombre y una mujer me preguntó cual era el sabor de ese líquido y le dije que dentro de un momento lo podría gustar porque yo lo iba a hacer salir en su boquita a tal efecto nos salimos de la pileta y yo me acosté desnudé como estaba en una tumbona donde me quedé un momento tranquilo hasta que mi pija recobró su tamaño y lucidez: a Marisa la hice arrodillar al lado de donde yo me encontraba acostado y así arrodillada que me agarrara la pija¸ al principio parecía que tenía miedo de agarrármela hasta que se animó y la tomó con su manita le dije que empezara a darle besos en la puntita y que después la empezara a chupar puso cara de asco, se la puso en la boca y la empezó a chupar: me dio la sensación que le había gustado el sabor porque siguió chupando con muchas ganas cuando le avisé que ya iba a probar el sabor de esa lechecita que había visto, puso en poco más de ímpetu en su chupada hasta que su boquita quedó llena con mi leche.- Probó su sabor y le gustó porque fue tragando despacio hasta que dejó su boca vacía me preguntó si me había gustado y le dije que me había encantado Que no dudaba que ella iba a ser una exquisita mujer.- Luego de ese polvo en la boca de Marisa y teniendo en cuenta que era mi tercer polvo del día ya que había acabado en el culo de Nina, en la mano de Nina y en la boca de Marisa, les dije a las chicas que me iba a descansar, porque si Noemi me pedía que le hiciera el amor esa noche me iba a costar sobremanera.- entonces fui me di un hermoso baño y me acosté a dormir nuevamente, logrando enseguida un sueño reparador.- Por surte ese día Noemí vino cansada y no quiso ni oir hablar de coger.- Al día siguiente intenté hacer la rutina diaria: fui a la pieza de Nina y la encontré nuevamente desnuda, le empecé a besar el cuello y detrás de las orejitas que se que le encanta ella se despertó y mostrando sus ganas de colaborar conmigo me dice que por hoy debo reservar todas mis fuerzas para cogerme a Marisa que ayer le había estrenado su boquita y que hoy le tocaba su conchita le agradecí su excelente acción con muchos besos Nina me dijo que yo me lo merecía porque era muy atento con mis dos sobrinas y que me la iba a preparar a Marisa, para que antes del almuerzo yo me la pudiera llevar a mi dormitorio y allí cogérmela por primera vez fuimos a desayunas los dos juntos sin despertar todavía a la florcita para que estuviera bien relajada mientras desayunábamos le iba acariciando las tetazas ya que no se había puesto corpiño y eso me hacía endurecer la pija cada vez más terminamos de desayunar y ella se encargó de ir a despertar a Marisa, salieron de la habitación de ésta las dos con las tetas al aire Marisa tenía una bombacha muy chiquita que le tapaba apenas la conchita, pero por atrás se metía en la raja de su culito, dejándolo completamente al aire cuando pasó al lado mío no pude aguantar más tire la mano y le agarré sus hermosas nalguitas y le dije:

• Hermosa, quiera que hoy seas mía, quiero convertirte en mujer y me estás gustando cada vez más

• Tío, la verdad que me estas calentando con tus inquietas manos ayer me asombre mucho cuando vi esa enorme pija que tenes, pero ya me están dando ganas de sentirle en mi conchita, a pesar que tengo miedo porque es muy grande y me podes lastimar

• Querida mía lo último que quisiera es lastimarte, quiero que nos amemos como dos personas, hombre y mujer que se aman de verdad y que gocemos de nuestros cuerpos

• Estoy muy nerviosa por la situación, pero deseo dejarte contento, dame solamente un momento porque quiero desayunar porque pienso que de ese modo te voy a dar lo mejor de mí.-

Ante tal pedido, la dejé desayunar a su gusto, se le notaba muy nerviosa por el hecho de que enseguida yo la iba a coger y la iba a hacer mujer.- Terminó el desayuno y me dijo que ahora se sentía mejor la abracé y la apreté contra mi, puse las manos sobre su culito y ella se dejaba hacer le dí muchos besos y caricias y al ver eso, Nina se acercó a nosotros y empezó a hablarle despacito al oído a Marisa enseguida ésta me pidió ir para su pieza porque quería que en esa pieza donde ella se sentía tan cómoda, me ofrendaría su virginidad Nina vino a la pieza con nosotros, las dos estaban con sus tetas al aire y yo disfrutaba de esa hermosa vista.-

Entramos a la pieza y Marisa se acomodó en su cama yo le dije que iba a colocar un espejo para que ella pudiera ver cuando dejaba de ser una niña para convertirse en mujer: me dijo que le encantaría entonces fui por un espejo y lo coloque de tal forma que ella pudiera verse la conchita y por supuesto podría ver el momento en que mi pija se introducía en ella me dijo que el espejo estaba bien que le permitiría ver sin problema y entonces se acostó en su cama y se quedó esperando mis caricias yo me recosté a su lado, pero Nina me ganó de mano se arrodilló al lado de Marisa y le empezó a chupar las tetitas ésta al sentirse chupada por esa boca tan golosa, se empezó a estremecer y levantó un poco su culito para que yo pudiera sacarse la bombachita que muy poco le cubría ante su invitación no dudé ni un segundo y enseguida estaba completamente desnuda a mi disposición me pasé unos minutos admirando su conchita tan hermosa y con unos pocos pelitos que le empezaban a aparecer empecé chupándole la conchita y metiendo mi lengua lo más adentro que podía de su virginal conchita ella se estremecía toda mientras por el espejo estaba viendo todo lo que yo le hacía volvió a estremecerse y se retorcía del placer que estaba sintiendo mientras Nina seguía chupando sus tetitas entonces agarré mi pija y la empecé a pasar por su rajita ella me pidió que la cogiera que ya no aguantaba más muy despacito se la fui metiendo y cuando me topé con su himen le pregunté si estaba dispuesta a hacerse mujer me dijo que si, que siguiera adelante sin problema, entonces le avise que le iba a doler un poquito, le dí un beso de lengua para evitar sus posibles gritos e hice fuerza metiéndome en ese virginal cuerpito ella hacía gestos indicando que le estaba doliendo mucho, entonces me quedé quieto dentro de ella hasta que poco a poco ella empezó a moverse, señal que ya había superado lo peor yo sentía mi pija muy caliente producto de la sangre que estaba perdiendo por la pérdida de su virginidad pero eso no me importó demasiado y me empecé a mover dentro de ella cada vez a un ritmo más rápido en ese momento me acordé que no me había puesto forro y que había peligro que esta niña quedara embarazada entonces a pesar de lo que yo sentía, cuando me di cuenta que estaba por acabar, me salí de adentro de ella y acabe sobre su pancita los chorros de mi leche la dejaron hecha un desastre, pero ella sonriendo me dijo que parecía que mi depósito estaba bien lleno porque ella lo había visto por el espejo mis chorros y ahora los sentía en su barriguita en ese momento Nina creyó cumplida su misión y así como estábamos nos fuimos los tres al baño, donde yo me encargué de limpiarle completamente a Mariela los restos de mi semen y también le lavé las piernitas que estaban muy sucias de la sangre que había perdido.- Terminamos de bañarnos, tuvimos que cambiar las sábanas de su cama porque habían quedado todas manchadas de sangre y semen y mis dos sobrinitas se quedaron jugando entre ella y a mi se me había puesto una idea en la cabeza.- Como no había podido acabar adentro, la verdad que me habían quedado ganas de volver a empezar, pero sabiendo que la pastilla anticonceptiva necesita por lo menos 12 horas para empezar a actuar, me dispuse a darle una pastilla para poder al otro día cogérmela sin forro a mi gusto.- Me puse unas bermudas y una remera y me fui hasta ka farmacia donde compré un frasquito de píldoras y enseguida le hice tomar una para poder mañana cogerla y quedarme dentro de ella una vez que acabe.- Ella la tomó sin ningún problema y me dijo que le había gustado mucho le dije si le gustaría repetir y me dijo que una vez que se le calmara la inflamación con mucho gusto lo volveríamos a hacer.- Pero yo quería repetir ahora mismo, entonces le dije a Nina que me ayudara nuevamente porque quería darle por el culo a Marisa Nina lo entendió y empezó a hablar con la niña: ésta al principio decía que no porque le iba a doler mucho, pero Nina con su poder de convicción la convenció y de ese modo logré que Marisa accediera a acostarse nuevamente conmigo le agradecí a Nina con una buena tocada de culo lo que le causó una enorme sonrisa.- Volvimos a acostarnos con Marisa, le saqué el corpiño, le acaricié suavemente las tetas luego le fui sacando la bombacha, tarea en la que ella colaboró con mucho gusto, cuando la tuve toda desnuda la hice poner boca abajo, con su culito en pompa para mi disfrute le di muchos besitos, mordisquitos, caricias, traté de meter la lengua en su agujerito mientras ella había empezado a gemir, me coloqué entre sus piernas y le di dos nalgadas a ella le gustaron muy mucho y me dijo que siguiera como estaba con su culito en pompa, primero le meti la puntita de mi pija en su concha para lubricarme la pija una vez bien lubricada la saqué de su concha y apunté a su agujerito que al sentir la cabecita en la puerta se frunció, no permitiéndome entrar en ese túnel que yo quería poseer insistí varias veces hasta que ella se fue relajando y despacito, despacito fue entrando hasta que mis bolas chocaron con su conchita, señal que había entrado toda mi pija en su culo ella me miró y me sonrió con los ojos llorosos por el dolor y me preguntó si me gustaba.- Le contesté que era lo más lindo que me había pasado en la vida, ella me dijo que le encantaba que pasara eso, me fui moviendo cada vez con más velocidad hasta que acabé y esta ves me quede adentro llenando su culito con mi leche calentita y llegando hasta sus intestinos.- Fuimos nuevamente a bañarnos, acariciándonos como dos colegiales, ella era una nena, pero yo ya era un maduro que le llevaba más de 30 años, pero mi gozo no tenía límites.- Almorzamos los tres juntos, me fui a acostar a dormir la siesta dormi un buen rato y cuando me desperté, a pesar de tener ganas de seguir cogiendo con mi sobrinita, las dejé que se divirtieran solas y yo seguí acostado hasta que vino mi esposa Noemí, que esa noche me pidió sexo, y por suerte, como había descansado toda la tarde, pude cogerla sin ningún problema.- Cenamos todos juntos, mi señora les preguntó a las chicas como la estaban pasando y como me estaba portando yo.- Las dos a la vez le contestaron que yo era un amor y que las estaba tratando realmente como a reinas ella les dijo que realmente ellas se merecían ese trato y así terminó una grata velada entre todos.- Nos fuimos a acostar y ahí cumplí con mis deberes de esposo sin ningún problema.- Sinceramente era para pensar que a mi edad pudiera coger tanto sin fatigarme, pero creo que se trataba del cambio de monta lo que me hacía rendir de esa manera.-

A la mañana siguiente, después que se fue Noemi, me levanté y me fui directo para la pieza de Nina como era su costumbre ella dormía toda desnuda pero tapada por las sábanas, asi que la destapé y vi su hermoso cuerpo lo que hizo que yo se me parara la pija, me saque el calzoncillo que era lo único que tenía puesto y completamente desnudo me metí en la cama con Nina, la que me recibió con un abrazo y muchas besos, y le dije:

• Hola querida, te agradezco tus atenciones de ayer, pero te darás cuenta que no puedo estar sin cogerte, así que en este momento vas a ser mi mujer

• Me alegro que no te hayas olvidado de tu Nina, tenía miedo que solo tuvieras ojos para Marisa porque es más joven

• Ella es más joven, pero vos tenés la experiencia, mientras estemos juntos, a ninguna de las dos le va a faltar mi pija, y en este momento te lo voy a demostrar.-

Ahí nomás me subí arriba de ella y le metí la pija hasta el fondo ella solo alcanzó a agradecerme porque enseguida tuvo un tremendo orgasmo yo seguí bombeando hasta que acabé dentro de su concha porque ya sabía que ella se cuidaba:- Nos dimos un pequeño baño y nos preparamos para ir a desayunar yo le pedí que no usara corpiño y ella no se hizo repetir mi pedido, quedando con sus hermosas tetazas al aire.- Los dos juntos fuimos a despertar a Marisa¸ ésta todavía no se acostumbraba a dormir desnuda la despertamos, hicimos que tomara su pastilla anticonceptiva y aunque ella protestara la desnudamos entre los dos y así fuimos a desayunar, mientras yo le metía mano a la más chiquita, ya que quería gozarla nuevamente.- Marisa me dijo que yo era un goloso, pero que le encantaba ser mi golosina aprovechando que ya estaba desnudita la llevé a mi pieza, la acosté en la cama y la hice abrir de piernas para cogerla nuevamente ella con un hermosa sonrisa se colocó en posición y me dijo que ya no necesitaba el espejo porque ayer había visto como le entraba mi pija y ahora le alcanzaba con sentirla entrar entonces me tiré sobre ella y sin tener tanto cuidado como el día anterior la empecé a coger con todas mis ganas acumuladas con mi calentura a flor de piel, enseguida acabé y esta vez si, le llene la conchita con mi leche calentita.- Ella me dijo que este polvo era el que mas le había gustado, porque aparte de no sentir ningún dolor, le había encantando sentir mi leche calentita entrando por todos sus agujeritos.- Nos besamos como dos enamorados y nos fuimos directo de mi dormitorio a la pileta donde estuvimos jugando toda la mañana nosotros dos desnudos mientras que Nina conservaba su tanguita puesta, pero enseguida se la saqué con lo que quedamos los tres como llegamos al mundo, destacándose mi pija, que por la proximidad de estas dos bellezas estaba constantemente parada.-

Lamentablemente las vacaciones de mis sobrinas estaban llegando a su fin, ellas estaban muy apenadas lo mismos que yo los últimos días de su visita se destacaron por la cantidad de polvos que me pude echar siempre con el consentimiento de ellas y además casi todas las noches cogíamos con Noemí, que asombrada me decía de donde sacaba yo tanta energía.-

Mis sobrinitas me prometieron que el año próximo vendrán las dos y que esperan que para ese entonces yo siga con las mismas ganas de coger de este año.- Marisa me dijo que el recuerdo que se lleva de estas vacaciones es lo mejor que la pasó en la vida y que se iba muy agradecida de los bien que la habíamos tratado Nina y yo.- Esta por su parte me dijo que posiblemente en alguna semana durante el invierno.- Yo me quedo anhelando que las dos niñas cumplan sus promesas



Para votar y poner comentarios de los relatos debes estar registrado


Registrate Aqui!

Sitios Porno XXX
Juegos Porno Gratis
Videos de folladas
Relatos Eroticos
Contactos Gratis
Top relatos
Simplemente tu tia

Primera Infidelidad

me cogi A MI CUÑADA Y A SU hermana

De hijo a amante

Madre solo hay una

La novia de mi amigo es una puta

Sonia cumple las fantasías sexuales de su hijo

DESPERTANDO AL SEXO 11

MI SOBRINA, LA SEDUCTORA

mari carmen una madre muy ardientee



Copyright © RelatosEroticos.biz | Inicio | Contacto | Registro | Enviar relato | Información Legal