Inicio | Favoritos | Contacto
 
Recuperar Contraseña REGISTRARSE



Ranking de Autores
sexofotos España
145 -62
gali Mexico
28 0
bangabandu C.Verde
24 0
48peter Argentina
12 0
chantajista Mexico
11 -1



Amor-Filial Masturbacion Confesiones Dominacion Fantasias Gays Hetero Intercambios Lesbicos No-Consentido Orgias Sadomaso Maduras Cibersexo Voyeur

ME DESVIRGO MI TIO


Cuando tenía veinte años, vivíamos en casa de mis abuelos y yo asistía al Colegio de Señoritas “Guayaquil”, en el cole, entre las chicas, solo hablábamos de nuestros pretendientes, de lo que habíamos hecho con ellos, nuestros mejores besos, donde nos habíamos encontrado con ellos y de lo que pensábamos hacer con nosotras, en resumidas cuentas, que con nuestras pieles muy calientes, nos dedicábamos a hablar de sexo, y claro, del tema poco o nada sabíamos, y era gracioso pues hablábamos como si fuésemos peritas.

Soy Sara, mi amigo Javier publicó una historia mía (NOCHE DE PASIÓN, COMO ME LO CONTÓ SARA), y como veo que les ha gustado, ahora les cuento, como es que me desvirgaron.

Como estaba diciendo, vivía en casa de mis abuelos, o prácticamente era así, por que ellos tenían una casa de tres pisos, en la planta............ baja vivían ellos y nosotros, (mis padres y yo, hija única), vivíamos en la primera planta alta, por lo que, las más de las veces, al regresar del cole, no estaban mis padres, así que me quedaba en casa de mis abuelos a comer, y claro, me tocaba ayudar a mi abuela a preparar la comida y luego lavar los trastes.

En casa de mis abuelos vivía también mi tío Heriberto, era el último de los hijos de mí abuela y solo teníamos una diferencia de 8 años decía mi abuelita que Heriberto era su “hijo de la meno”, yo no entendía bien que era eso de la menopausia, pero me hacía la que entendía perfectamente, para no quedar mal.

Mi tío Heri, (que es como lo llamábamos), ya estaba en la Universidad y estudiaba Economía, así que siempre tenía nuevas novias, a las que muchas veces las llevaba a la casa a tirar con ellas, pero tenía que ser cuando mis abuelos salían, como yo era muy curiosa, me las ingenié para ver culear a mi tío,… él ocupaba la última habitación de la casa, luego de la cual venía el patio, su ventana, daba hacia allá,… era de aquellas ventanas de celosías y claro, mí tío no era muy acucioso, por lo que las más de las veces, cuando había llegado con alguna de sus “amigas”,… lo veía,… y escuchaba tirarse a sus novias mí tío era de buen ver, algo delgado pero macizo, de cabellos café rizados, de ojos cafés, de brazos fuertes y siempre andaba a la moda.

En casa, mí tío, en los días de calor, usaba únicamente shorts, de los muy pequeños que usaban los futbolistas y que por aquellos días estaban muy de moda, lo que dejaban ver sus fuertes y masculinas piernas hechas a base de patear pelota con sus amigos pero a mí, me gustaba, especialmente sus pantaloncillos, por que cuando de pronto se empalmaba en casa, por no usar calzoncillos, dejaba ver la cabecita y algo más de su verga, que se le salía por un costado del short, y la verga de mí tío era grande, rosadita y cabezona.

Cierta vez, una tarde que no estaban mis abuelos, al llegar, me eché a descansar,… mí tío creyó que no había nadie en casa y entró con una de sus “amigas”, una niña de unos 19 años y de nombre Susana,… ella era de tez blanca, usaba los cabellos lacios y de color negro, de 1.65m., y sus piernas eran delgadas y bien hechas, sus senos eran grandes y sus pezones de color cafecito claro, eran duros ante la excitación, que le provocaba mí tío,… tenía la nalga, redondita y dura,… y su vagina, mal depilada, por cierto, era apenas una rajita de color rosado y mojada por sus jugos vaginales.

Los escuché entrar,… y como trataban de no hacer ruido, me puse alerta, así que esperé a que mí tío entrara a su dormitorio, luego que cerró la puerta, salí al patio, y casi en silencio, me encaramé en un viejo mueble de escritorio que era de mí abuelo, que permanecía botado en el patio, junto a la ventana de mí tío.

Heri metió a Susana a su dormitorio con mucha delicadeza y ya dentro, le quitó la ropa como un loco,… al principio se notaba que ella no quería, aunque no hacía mucho esfuerzo para negarse,… pero pronto se aflojó ante los besos y caricias de mí tío,… y más cuando vio la verga erecta del Heri,… él la echó sobre la cama y se tiró sobre ella a besarla por todas partes,… Susana empujaba a Heri mientras gemía ante cada acto lascivo de mí tío, que la mamó entera y se aplicó sobre sus senos, que los encontraba “deliciosos”, decía él mientras se la comía,… Susana que oponía resistencia al principio, sucumbió ante las embestidas de mí tío, sobre todo por que sentía el roce de su enorme verga entre sus piernas,… y únicamente le pidió a Heri, con sus ojitos negros enrojecidos, que se lo hiciera despacito “para disfrutarlo”,… dijo…

Mi tío le puso la cabecita de la verga en la entrada de su chepita y se la metió lentamente,… la muy puta, sollozaba y gemía, yo creí que de placer,… pero era de dolor,… mientras mí tío la oía, se excitaba más a cada gemido de la puta. El Heri trataba de no apurarse para darle duro verga y disfrutar la clavada, de pronto, como que se le ajustó la verga a mí tío,… y éste, sin pensarlo, apretó contra el cuerpo de Susana que calló con un beso en los labios de mí tío su vergüenza,… resulta que Susana era virgen y no se lo había dicho a mí tío,… mí tío Heri, como buen cabrón, inconciente a esa edad,… le siguió dando verga sin miramientos, apresurando sus ataques,… y Susana, se mordía los labios para resistir sus embates,… no había sido lo que ella imaginó cuando se entregó a mí tío Heri, pero ya estaba hecho,… mí tío le había roto el coco y ella, ya nada podía hacer,… en eso mí tío se aflojó al sentir el clímax llegar a su miembro, y derramó toda su esperma en la vagina de la antes virginal Susana,… y solo al levantarse de sobre ella, se dio cuenta Heri de la sangre que corría de la vagina de Susana, como un hilillo, por una de sus piernas Susana lloraba, más que por el dolor,… por la perdida de su virginidad.

Mí tío, claro que al principio se enojó con ella, le gritó, y la insultó,… pero luego se fue calmando, por sus deseos locos de seguirla culeando a Susana,… entonces la trató con más cariño que antes, y cuando Susana se calmó, mí tío le dio verga, la que por fin pudo disfrutar, la ahora hembra de mí tío.

Esta relación siguió hasta que a los dos meses Susana ya estaba preñada y mí tío, como todo estúpido machista ecuatoriano, le consiguió un “matasanos” para que ella abortara,… luego de eso terminó la relación y no supe más de Susana y mí tío tampoco quería saber de ella.

Yo veía casi unas dos veces por semana a mí tío encima de alguna de sus “princesas”, que era como las llamaba a todas, para no olvidar sus nombres, y a medida que yo iba creciendo, me daban más y más ganas de que mí tío me hiciera lo mismo que les hacía a sus amigas, pues de tanto verlo, el libido se me fue despertando y mí curiosidad, me llevó a masturbarme,… con lo que más de una vez, llegué a un orgasmo de verlo,… y a veces con solo oírlo tirar a Heri… entre tanto cumplí mis 14 años,…

Guayaquil, por estar en la costa del Pacífico y de paso bañada por el Río Guayas, y el estero “Salado”, (un brazo de mar que entra a la ciudad), los días son calurosos, sobre todo en la época de lluvias, en que son calurosos y húmedos,… es tanto el calor durante esa estación, que una se ducha por el sudor y al salir de la ducha, sigue sudando,… por eso dicen que nosotras, las costeñas (en este caso guayaquileñas), somos calientes quizá tengan razón.

En todo caso, ese día en particular, llegué muy sudada de mí cole, y mí tío estaba en casa como era costumbre, ayudé a mi abuelita en la cocina y luego de comer nos fuimos a descansar, antes pasé al baño a ducharme para estar fresca, pues el calor arreciaba mí abuelo, tomaba siestas de unas tres horas, en cuanto a mi abuela, ella terminaba sus labores, descansaba una media hora y luego salía, generalmente a conversar con una amiga que vivía dos casas más allá de la nuestra, quedando así, prácticamente vacía la casa.

Fui a descansar y como la tarde era de estío, fui al baño a ducharme por segunda vez, para bajar la temperatura en mí piel, pues el sol estaba criminal, al acercarme a la puerta del baño escuché ruidos que ya conocía, era mi tío Heri que se estaba haciendo la paja,… me quedé en silencio y como la puerta estaba medio abierta, por la rendija, me asomé y lo vi con una revistita de culeo, o de “suecas”, que es como las llamaban acá y que él guardaba celosamente entre su ropa interior y que claro, cuando él no estaba, me dedicaba a verlas también Heri estaba masajeándose la verga en movimientos rápidos, que pronto lo llevaron a la eyaculación.

La escena y el olor a “leche de mipalo”, me hizo poner a mí, igual de excitada que él, quería masturbarme, y ver su verga, rosadita e inflamada,… me dieron deseos de que su pene me penetrara, pero sabía que estaba mal, “es mí tío”, me dije,… regresé a mi habitación y con la calentura que llevaba empecé a tocarme por todo el cuerpo,… las tetas, mis senos, mis pezones de areola oscura y grande, que desentonaban con mis medianas y pellizcadas tetas, que si bien para aquellas épocas eran pequeñas, compensaba con mis pezones, que se me calentaban como hornilla y se ponían duros como la verga de mí tío, y luego mí vaginita, que ya tenía unos cuantos pelitos sobre ella, y que eran suficientes para alocarme de deseos sexuales, me sobaba las piernas, las caderas y el culo que ya denotaba su actual hermosura, ya que lo tenía redondito y respingón,… al menos era lo que decían por el barrio cuando salía en shorts a que los muchachos me morbocearan así, con toda la calentura que traía de ver a mí tío, terminé con más ganas que las que ya tenía.

Me quedé dormida, y entre sueños pensaba en la maravillosa verga de mí tío Heri, que de tanto verla, se me había hecho más que un deseo, y esa tarde de estío, fue el momento en que caí en sus garras.

Mí tío pasó por la habitación que ocupaba en casa de mis abuelos cuando no estaba en la de nuestro departamento, y me vio entre soñando con su verga, y acariciándome el cuerpo,… entró sin hacer ruido a mí habitación, puso cerrojo a la puerta y como buen macho, al escuchar mis gemidos y ver como su sobrina se tocaba las tetas,… el pubis y acariciaba todas la partes de su cuerpo, hizo que su verga se pusiera lista otra vez,… sentí su respiración jadeante al acercarse a mí cama, abrí mis ojos y me di cuenta que ya se había quitado su pantaloneta,… su verga estaba enhiesta y yo me asusté al ver sus ojos desorbitados, mirando mis piernas abiertas y dispuestas a recibir su deliciosa verga,…

- ¡Que rica que estas Sarita!,… -me dijo el sinvergüenza… -Parece que tienes ganas de tirar mijita,… - yo me asusté y le dije:

- Tío,... estas sin tu shortcito,… póntelo por favor,… se te ve tu verga…

Mí tío me quedó viendo a los ojos y por un momento se detuvo, quizá pensó unos segundos en lo que quería hacerme, pero luego, desdeñó el pensamiento y siguió hacía mí con planes de culearme…

- ¿Para que Sarita?... sé que quieres culear y sentir la verga de tu tío Heri,… ¿no es cierto?... hace mucho sé que deseas que te penetre, se ve en tus ojos cada vez que se me sale por un ladito del short,… ¿no es cierto Sarita?,…

… me traicionó la conciencia, y primero, asustada, asentí con la cabeza y mis ojos se desorbitaron hacia su tiesa verga,… pero luego me recompuse y le dije,

- No tío,… no es cierto y por favor ya tápate,…

… Claro, decía todo esto como una manera de defenderme, aunque por dentro estaba deshaciéndome en deseos por que Heri me montara, deseaba sentirme dominada por él y su verga rompiéndome la chucha hasta deshacerme en gritos de desenfrenada pasión,… como lo había visto y oído a sus amigas culear.

- Tranquila Sarita,… no te voy a hacer daño mí amor,… lo sabes,… y yo sé que tu quieres que te monte,…

Heri se sentó a mi lado, mientras yo me cubría virginalmente con mis manos, dejando su pene erecto apuntado hacía mí, muy cerca de mi rostro,… yo estaba medio desnuda y con las pantaletas de algodón del colegio, ya totalmente mojadas por la excitación que tenía, de la caricia erótica que me había dado hacía poco, y ahora más, por tener a mí tío, como siempre lo quise, con su verga erecta para mí y dispuesto a desvirginarme,…

- Tío,… soy tu sobrina,… y además soy virgen,… no esta bien que tú… -me tapó los labios y se acercó a mí para besarme,… hice como que no quería, pero bien que lo deseaba,…

- Tranquila mijita,… recuerda que te quiero y no te voy a hacer daño, solo quiero que disfrutes de mí verga y que te sientas feliz,… vas a ver como te gusta,… te lo prometo,…

Me quitó la camisilla y dejó mis tetitas al aire, las que con besos, mordiditas, caricias y chupones en mis pezones, morboceó con placer…

- ¡Que ricas tetitas que tienes mijita!,… van a ser unas tetas deliciosas,… -Me dijo el degenerado...

Luego me terminó de bajar mí shortcito del cole y me dejó en pantaletas,… que despacito las fue bajando hasta dejar mi vaginita al descubierto,… se acercó a mi chuchita que estaba mojadita y manaba jugos vaginales,…

- jmmmmmmm ¡Que rica chepita mi amor!,… tu vas a ser una putita muy rica,… te lo aseguro,… -Aspiró profundo junto a mi rajita y me dijo…

-Tienes un aroma enloquecedor en tu rajita,…

… me dijo el muy degenerado,… ¡Claro que me encantó!, sus palabras me enloquecían... para esos momentos yo solo me dejaba hacer de las varoniles manos de mí tío, era lo que había deseado y se me estaba cumpliendo,… en ciertos momentos cerraba mi piernas y mí tío, delicado y con mucho amor, me las abría acariciándome los muslos… luego siguió lamiendo mí chuchita,… ¡Eso sí que hizo desaguarme en jugos vaginales!,… no había sentido en mí vida sensación tan electrizante y deliciosa como la que me estaba dando mí tío Heri con sus lamidas en mí vaginita,… en lugar de quejarme y gritar por lo que me estaba haciendo, lo disfrutaba y mis gemidos le demostraban al animal, que todo iba bien,… esto animó al cabrón de mí tío a seguir y yo, ya no tenía fuerzas para negarme,…

Mí tío se acercó lentamente a mí, y subiéndose en mí cama, se arrodilló con las piernas abiertas sobre mí, y quedó trepado dejando su erecta verga en la entrada misma de mi boca,…

- Ahora Sarita, vas a darle una rica mamada a tu tío,…

Yo estaba aterrorizada, después de todo, era la primera vez que tendría una verga de verdad para mí, tan cerca y en mí boca,… no sabía que hacer, excepto lo que había visto en las revistas de sexo de mí tío y lo que hacían las zorritas que él traía para culear,…

- Vamos mijita, tranquila,… yo te iré diciendo que es lo que debes hacer con mí verga, y que no,… -Me dijo el muy desvergonzado… -Esto debes aprender para cuando tengas marido,… ¿ok?

Asentí atemorizada con la cabeza, y mí tío empezó con su clase de felación,…

- Mi amor, abre tu boquita linda y saca tu lengüita,… así,... ahora cariño,… lame la verga de tu tío, despacito,… desde los huevos, hasta la cabecita,… eso cariño,…. Asíiii,… ajjjjj,… ¡Que rico putita!,… lo haces muy bien,… Ahora mijita, por arriba y por abajo, como si fuera un helado,… tómala con la mano mí amor,… vamos, ensaliva más tu linda lengüita,… ahhhhh,… y ahora… frótame la verga despacito y lleva la cabecita a tu linda boquita otra vez,… ajjjjj,… así Sarita, que rica boquita tienes mi amor,… vas a hacer una rica “mama vergas”,… eso mijita,… ahora, como si fuera la botella de leche,… chupa la cabecita amor,... despacito… y sóbame la verga mientras lo haces mijita,…

- La verga de mí tío tenía un delicioso sabor, era “leche de mípalo” por que venía recién masturbándose, y estaba rica,... yo seguía las instrucciones de él,...

- síiiii,… ajjjj sí,… sí,… ajjjj… que rico mijita, ahora, métela toda mí verga en tu boquita mientras la chupas mí amor,… así,… muy bien putita,... eso, eso,… ajjjj.. ¡Que rico que mamas!... ajjjj… más fuerte amorcito,… más fuerte, más y más asiiiiiiiiiiii …

¡Mí tío se deslechó!,… gran cantidad de esperma caliente inundó mí boca, pero mí tío me dio orden que no la escupiese,... sino que la tragara toda,… que no desperdicie,… que a ningún hombre le gusta que su leche se desperdicie,… así que obedecí y me tragué todo su semen,…

En realidad, no iba a escupir nada, pues la leche de verga de mí tío la había visto, olido y saboreado muchas veces,... en la chepa de sus amigas mientras la clavaba, cuando se hacía la paja y en sus calzoncillos que el usaba cuando culeaba con esas putas,... siempre había deseado su leche y me gustaba su aroma y sabor,… pero ahora tenía el sabor completo de su leche en mis labios, era grumosa y algo acre, pero me gustó,… su leche me excitó y me puso muy arrecha,… de todas maneras, obediente, seguí las direcciones que él me daba.

Luego de deslecharse y que yo le dejara limpita su verga,… Heri cayó a mi lado como cansado y con una cara de felicidad increíble,… yo lo miraba jadear con ternura sobre todo de saber que era yo, Sara, quien lo tenía así,… lo sentía mío. Me dijo que no había recibido una mamada tan deliciosa, como la que yo le acababa de dar,… de premio se acercó a mí y me dio un beso, no de tío, sino de amante,... con caricias en mí cuerpo y en los labios con su lengua,… eso me subyugó y me puso más arrecha,… ahora quería que me montara, lo deseaba,… mí vagina estaba mojadita y sentía un calor sofocante en todo mi cuerpo,… pero no sabía cómo, ni que hacer,… así que le dije,…

- Bueno tío, ya me hiciste el amor, ahora por favor retírate y que nadie se entere de esto, ¿ok?... –Yo tenía miedo de lo que habíamos hecho,…

- ¿Como que me vaya amorcito?... esto recién comienza,… prepárate para convertirte en mujer,… -Me dijo,… - en mí mujer,…

Me ordenó, que otra vez le mamara la verga y eso hice,… Me trepé sobre su vientre y quedé con la cara entre sus piernas y con su linda verga en mis boca y él por su lado, tuvo mi cosita en la suya,… me abrió las patas y metió su cabezota entre mis piernas para darse a la lujuriosa tarea de mamarme la chucha y el culo, ¡Toda la raja!,… yo estaba en el cielo, sus mamadas eran maravillosas, me lamía y chupaba, abriendo mis cachetes, desde el aro del culo, hasta el ombligo, metiendo su lengua muy dentro en mis hoyitos,… me chupó, degeneradamente, mi pequeño botoncito, y yo suspiraba entregándole mis jugos vaginales,… por mi parte yo veía y sentía, como su hermosa verga se iba endureciendo y palpitaba en mi boca mientras crecía, hasta ponerse como la traía, al entrar en mí habitación… erecta y muy dura,… eso me hizo poner más excitada, y con todo lo que me hacía y decía el cabrón mientras me comía la chucha,… me aflojé un rico orgasmo húmedo en los labios de él,… que me chupó toda, y como él ya tenía su verga lista, me dio la vuelta, me alzó las patas y puso su verga en la entrada de mí huequito,…

- Tío,… recuerda que soy virgen,… - Le dije asustada cuando se acomodaba para metérmela,… -Hazlo despacito pless…

- Tranquila Sarita,… no te dolerá nada,... ya veraz mí amor,…

Puso su deliciosa verga en la entrada de mí rajita, y la remojó haciéndola pasear por lo largo de mi vaginita, que ya estaba nuevamente llena de mis jugos vaginales,… yo me estremecía al sentir su tierna cabecita en mí rajita,…

- A ver mijita, despacito,… mmmm,… sí,… a ver… te meto la cabecita,… ahhhh ¿Te dolió mi putita?,…

Lo miraba agarrándome de mis tetitas, y con la cabeza le hacía que no,... él seguía despacio pero firme,…

Sentí, como su miembro se abría camino entre mis virginales labios inferiores, desgarrándolos por primera vez,… eso me dolía,…

- Ahhhh,… TÍO,… eso me dolió,…

- Tranquila mijita, es el tronco de mí verga que ya esta entrando en ti mi princesa,… tranquila y disfrútalo,…

... ¡Ya era su princesa!... El dolor se sentía rico y calientito,… la sensación que había tenido en mis labios al mamarle la verga, ahora la sentía en mis labios vaginales,… la verga de mí tío latiendo calientita dentro de mí,… Heri me serruchó un poquito con lo que me había metido de carne, y me gustó,… cuando se dio cuenta que ya la aceptaba mejor, me enterró otro poquito y me hizo gritar otra vez,…

- ¡HAY TÍO!,… ME VAS A MATAR,… SÁCALA QUE ME DUELE,… ES MUY GRANDE,... sácala,… sácala,… sáca… hummmm,… -Mí tío la dejó unos segundos quieta mientras me besaba y yo,... -¡No!... ya déjala que esta rica,… sigue,… sigue,…

Mí tío siguió enterrando su carne lentamente en mí, haciéndome tener sensaciones que me encendían todo el cuerpo,... hasta que llegó a mí himen,… al sentirlo en la cabecita de su verga, él se detuvo,… me miró a los ojos con amor y me dijo:

- ¿Viste mi amor, que no duele como pensabas?... ¿Te gusta?,… te voy a hacer un serruchito mi amor,…

Mí tío me serruchaba la chepita, y me hacía enloquecer con su carne dentro mío, era un placer indescriptible,… me había metido apenas la mitad de su verga y me tenía loca,… yo me desaguaba en líquidos vaginales y mí tío me mamaba las tetitas,... me acariciaba y me besaba como si fuésemos amantes,… era delicioso,…

¡Me iba gustando tener su verga dentro!... y no había sentido el dolor que me habían contado, ni el que había visto en la novia de mí tío, disfruté de la verga del Heri totalmente distendida,… mientras mí tío me culeaba, entonces... me descuidé, y en un serruchito de mí tío, cuando más disfrutaba de su carne en mi vagina,… el hijo de puta empujó con fuerza y me clavó el resto de su erecta verga,… me hizo dar un grito tremendo…

- AYYYYYYY,… ¡MALDITO HIJO DE PUTA!,… TIIIOOOO,… ¡QUE ME HICISTE!... ME ENGAÑASTE,… ERES UN MARICÓN,… DESGRACIADO – y caí en llanto,…

Mí tío se aproximó a mis labios y tapó mi boca con un delicioso beso de lengua apasionado que me hizo suspirar, mientras su verga se acomodaba en el fondo de mí vida llenando con su carne toda mi chucha,… ya me había roto el himen,… ya no era virgen y ya no había nada que hacer,… como decimos acá, me había “roto el coco”,...

Cuando dejé de moverme y gritar, mí tío me dijo:

- Tranquila amorcito,… ya eres una mujer,… para ser exactos putita, ahora eres mí mujer,… te amo y siempre te voy a culear,… ahora… ¿Dime si te duele?...

Sentía la verga de mí tío latir, caliente y dura dentro de mí ser,… ¡me dolía, claro!,… pero me aguantaba el dolor por lo que él que me acababa de decir,… el deseo que sentía por él, lo confundí con amor,… aún sentía la sangre en un hilo, correr por entre mis piernas hasta el culo,… y la carne rota dentro de mi,… me ardía,… pero, tragando saliva tuve fuerzas para decirle:

- ¿En serio que ahora soy tu mujer tío?... –le pregunte con dulzura,..

- ¡Sí mí amor!,… ¡siempre te voy a culear y siempre tendrás en mí a tu macho!,…

Diciendo esto, se echó sobre mí y besándome, comenzó a mover su verga dentro mío,… despacito primero, mientras me acostumbraba a su deliciosa y anhelada verga que raspaba mis paredes vaginales llenas con su carne,… poco a poco sentía el placer que siempre había querido, la verga de mí tío Heri dentro mío, sus movimientos alcanzaban velocidad, y yo de dolor,… hasta que en una serruchada,… abrazada a él, con mis uñas hundidas en la espalda de mí tío, llegué a mi primer orgasmo de mujer, y mí tío ante mis gemidos y gritos de placer,… se deslechó íntegramente dentro de mí,… sentí sus primeros chorros de su delicioso esperma calientitos, que funcionaron como un cicatrizante para mí himen roto,… ya no sentía casi el dolor, y Heri me seguía dando verga mientras se deslechaba,... mí tío y yo, estábamos rebozando de felicidad.

Mí tío terminó de deslecharse en mí interior, sudado y exhausto,… y me dijo que quería seguir dándome verga ese día, pero era imposible, pues mi abuelita en cualquier momento llegaba y yo tenía que lavar la sábana y además bañarme,… ¡Claro!, no podía dejar huellas del acto impúdico que mí tío había cometido en mí,.... me había violado y se había llevado mi virginidad con él,… de paso a mí, que soy su sobrina,… si mis padres se enteraban, lo iban a matar,… y yo no quería eso,… estaba enamorada de él,… al menos eso creía,…

Luego de ese día, mí tío Heri y yo, seguimos culeando a escondidas,… cuando no había nadie en casa, culeábamos desenfrenadamente,… en su cama, en la mía, en la sala, en el comedor, en la cocina, en el baño,… Una vez que ayudaba en la cocina a mí abuelita, ella tuvo que ir de apuro al baño, y como el cabrón estaba arrecho, me tomó de espaldas, sin bajarme los calzones, por un ladito, y de pie junto al lavabo, me dio verga hasta hacerme gemir de placer, tuve un orgasmo, doloroso pero riquísimo. Mí tío me daba verga donde me encontraba, y eso me tenía loca de amor por él. Me llevó por primera vez a un motel para culear,… fueron horas enteras de amor y pasión,…

Una tarde de fin de semana, al salir del cole, mientras culeábamos en el motel, y disfrutaba de su rica verga, me dijo que quería que pruebe algo nuevo para mí,… me dijo que me pusiera en cuatro con la cabeza sobre la almohada,… ¡quería romperme el culo!,... dijo que lo quería para él, que quería que toda yo, fuese solo suya,… al principio me negué y le dije que yo sabía que eso me iba a doler mucho, pero él con sus maneras, cariños... y mucho amor y saliva,… me convenció,… Le empiné mí culito y Heri colocó la cabecita de su verga en mí ano,... estaba asustada como cuando me desvirgó, por lo que creí que no me dolería tanto,... y luego Heri empujó despacito... Yo sentía como si el palo de la escoba ardiente me penetrase,... grité y supliqué, pero Heri me acariciaba y tranquilizó, hasta que ya tenía a Heri con toda su verga en mis entrañas,… fue un dolor insoportable, y yo grité como chivo ahorcado,… y al final,… mí tío me reventó el culo, pero desde ese día, y gracias a su paciencia y amor, me enseñó a gozar y disfrutar de las delicias y placeres de la verga del macho cuando le revientan el culo a una,…

En esa época mí tío me daba fuerte, sin prejuicios y sin miedo, me culeaba como todo un macho debe ser con su hembra,… arrecho y apasionado,… eso me hizo hacerme una hembra deseosa, adicta y desesperada por verga,... por su verga que me hacía feliz,… pero mí tío y yo, nos protegíamos para que yo no quedase preñada de él,… y él me cuidaba, como si fuese su novia,…

Se aparecía por mí cole unas dos veces por semana, para que no sospecharan, a la hora de salida, y luego, de la mano o abrazados, me acompañaba hasta la casa (una vez me culeo en un callejón), que claro nadie miraba mal, pues es mí tío, y nadie sabía que él era también mi macho,… el que me montaba y a quien le entregaba, por amor, hasta mí culo,… así pasó los tres años que me faltaban de mí secundaria...

El tener a mí tío de “marinovio”, me tenía tranquila, me concentraba más en mis estudios, pues sabía que su verga era mía, y él, esperaba para montarme y darme verga, sabiendo que mí culo, era solo suyo,...

Luego me gradué de bachiller e ingresé a estudiar Administración de Negocios en la Universidad Laica,… por su lado mí tío Heri, ya Economista, obtuvo un buen trabajo, lo que no nos dejaba tiempo de culear como antes,… hasta que por nuestras ocupaciones, nos fuimos alejando y poco a poco dejamos de hacerlo, casi totalmente…

Con el pasar del tiempo conocí a quien se convirtió en mí primer esposo, que claro, no era como mí tío para culear, pero de cualquier manera, sentía placer haciéndolo con él,… yo me cuidé para que no me preñe mí esposo, pues si iba a parir hijos, yo quería, en lo más íntimo de mí ser, uno, pero del hombre que me había hecho mujer,… mí tío Heri,… Por eso, cuando ya me casé con mí novio, un día, le pedí a mí tío que me diera un hijo suyo, de nuestro amor,… a lo que él accedió gustoso, pues en el fondo, él me ama,…

Las noches que mí marido salía de casa, por la otra puerta entraba mí tío a darme verga,… yo lo gozaba con locura, como hasta ahora gozo cuando Heri me mete su verga, así seguimos hasta que me preñé de mí tío,… claro que nadie sabe este secreto,… solo mí tío y yo,… y ni mí abuelita, que siempre sospechó, pero no tiene pruebas de nada luego mí tío se consiguió una verdadera puta por esposa, (mí tía Lucy), que le pone los cuernos, bien puestos y merecidos, ¡Por pendejo!,… por no haberse quedado conmigo como su mujer, ¡Yo nunca lo habría traicionado!,…

Como ustedes saben,… yo ya estoy divorciada dos veces, y con dos hijos, de mí tío, claro,… sigo culeando con él, a escondidas de su mujer,…

En la vida personal, y con todo lo que me cuido, me he convertido en una deliciosa puta,... he probado más vergas de las que pudiera contar,… y como les dije en mí historia anterior,… me encanta el sexo,… lo disfruto y cuando encuentro a un hombre que me sabe tratar, me voy con él sin dudarlo,… no voy a dejar de culear,… ¡me encanta la verga!...

Espero que les haya gustado este nuevo pasaje de mi vida, y como antes, si desean escribirme, háganlo solo a la dirección de mí amigo Javier.

Gracias,

Sarita.

Su amigo Lexo

Sus comentarios déjelos en esta página. Lexo



Para votar y poner comentarios de los relatos debes estar registrado


Registrate Aqui!

Sitios Porno XXX
Juegos Porno Gratis
Videos de folladas
Relatos Eroticos
Contactos Gratis
Top relatos
Simplemente tu tia

Primera Infidelidad

me cogi A MI CUÑADA Y A SU hermana

De hijo a amante

Madre solo hay una

La novia de mi amigo es una puta

Sonia cumple las fantasías sexuales de su hijo

DESPERTANDO AL SEXO 11

MI SOBRINA, LA SEDUCTORA

Mari Carmen una madre muy ardiente



Copyright © RelatosEroticos.biz | Inicio | Contacto | Registro | Enviar relato | Información Legal