Inicio | Favoritos | Contacto
 
Recuperar Contraseña REGISTRARSE



Ranking de Autores
sexofotos España
149 -62
gali Mexico
28 0
bangabandu C.Verde
24 0
48peter Argentina
12 0
chantajista Mexico
11 -1



Amor-Filial Masturbacion Confesiones Dominacion Fantasias Gays Hetero Intercambios Lesbicos No-Consentido Orgias Sadomaso Maduras Cibersexo Voyeur

La encontre a Mariana


Hola, soy Eduardo, argentino, casado de 32 años y con una hija de 7 años, que curso segundo grado en la escuela del barrio; mi esposa se llama Julieta, tiene 30 años, es una rubia pulposa y formamos una pareja muy buena, ya que lo principal es nuestra vida sexual en la que somos los dos muy fogosos y la verdad que nos damos gustos diariamente, gozando mucho de nuestros encuentros amorosos.- Los otros días mi esposa se encontraba un poco......  descompuesta por lo que me pidió que fuera a buscar a la nena a la salida del colegio¸ llegué y había muchas madres esperando a sus hijos y entre todas me pareció distinguir a Mariana que había sido durante varios años mi amiga y amante; estaba bastante distinta a como yo me acordaba de ella, por lo que dudaba que fuera ella; entonces me acerqué bastante a ella y pronuncié su nombre; ella se dio vuelta y me conoció al instante; me dio un beso en la mejilla, yo le dije que era un gusto volver a verla después de tantos años, le pregunté a quien esperaba en la puerta del colegio; ella me dijo que se había casado y que tenía una nena de la misma edad que la mía, que estaban cursando el mismo grado.- Entonces empezaron a salir los alumnos, cada uno se fue con su padre o madre, saludándonos con Mariana y como se dice en estos casos; “espero vernos pronto”; ella sonrió, me dio un beso en la mejilla, tambien le dijo a su hija que yo era un viejo amigo, con lo que la nena tambien me dio un beso; mi hija al ver que nos saludábamos de esa forma, tambien le dio un beso a Mariana, se saludaron las dos nenas entre ellas y cada uno rumbeó para su casa.-

A Mariana la conocía desde muy joven, ella tiene dos años más que yo, y cuando yo tenía 18 años y ella 20, debo confesar que fue mi primera mujer y después continuamos cogiendo por alrededor de tres años, donde yo me puse de novio con Julieta y nuestra relación se fue enfriando, hasta no saber nada de ella por mucho tiempo, y ahora casualmente me la encuentro en la puerta de la escuela; me trajo muchos recuerdos lindos de mis años de juventud y soltería, pero enseguida deseche mis malos pensamientos y me propuse olvidarme de Mariana.-

Pero bien dice que el hombre propone y Dios dispone; otra día que mi señora no pudo ir a buscar a mi hija, yo me ofrecí enseguida para ir a buscarla; mi señora debía viajar hasta el centro de la Capital Federal e iba a demorar ella calculaba alrededor de cuatro horas o sea que hasta las cuatro de la tarde no volvería; había dejado preparada la comida para mí y para nuestra hija, lo único que tenía que hacer yo era calentarla; me fui para la escuela y ahí me encontré nuevamente con Mariana; enseguida apareció la directora de la escuela y nos dijo que al grado de nuestras hijas, la maestra aprovechando el hermoso día que estaba haciendo, las había llevado al parque y que por lo tanto calculaba que hasta las dos de la tarde no volverían; de volver antes de esa hora, nos lo haría saber a nuestros celulares; ante tal inconveniente Mariana me dijo que para pasar las dos horas, me invitaba a tomar un café en su casa; acepté enseguida y fuimos para su casa; al llegar se puso a hacer el café, yo le pregunté por su vida y me empezó a contar que si vida matrimonial había sido un fracaso, que hacía mas de un año estaba separada de su esposo, quien se hacía cargo de los gastos que ocasionara la nena, tanto en sus estudios, como en su alimentación y en su vestir.- Le dije que a ella no se la notaba muy diferente a unos años atrás y con esos recuerdos y esa charla se pasaron las dos horas y debimos volver a la escuela, esperando la llegada de nuestras hijas; en el camino Mariana me dijo que yo le había manifestado que ella prácticamente no había cambiado, pero que ella me había notado tremendamente cambiado, diciéndome:

• Eduardo, a vos si te noto muy cambiado

• Y en que lo notás

• En que antes, cuando éramos novios, si estábamos solos diez minutos, seguramente me estarías cogiendo, y ahora estuvimos dos horas y lo único que hicimos fue charlar

• Tenés razón Mariana, solamente pensaba en serle fiel a Julieta, pero eso no quiere decir que hayas dejado de gustarme

• La verdad que yo te invité a tomar café con esa esperanza, pero quedo esperando la próxima oportunidad, espero tener suerte la próxima vez

• Sin duda va a ser así

Llegamos a la escuela y enseguida llegaron nuestras hijas, nos dimos los consabidos besos en las mejillas y nos fuimos para nuestra casa.- Yo me quedé pensando cuanta razón tenía Mariana, habíamos estado dos horas solos y ni siquiera le había tocado una teta, lo cual era un desperdicio total; por suerte ella me había dado su número de celular con el que esperaba llamarla y resarcirme ante ella.- Pasaron varios días y me decidí a llamarla; Mariana me atendió muy amablemente y cuando le dije si podríamos vernos me dijo que ese día era imposible porque estaba su hija, pero que al día siguiente era el día que el padre la pasaría a buscar y por lo tanto ella estaría toda la tarde sola; le dije que antes de las tres de la tarde estaría en su casa y al otro día cumplí con mi visita con mucha puntualidad.-

Mariana me recibió con un beso en los labios, quizá recordando épocas pasadas, yo traté de corresponder a ese beso y además de besarla la abracé, pero había algo en ella que se interponía en nuestra relación; traté de explicarle mi proceder de la vez que estuvimos juntos y no pasó nada, hasta que ella me dijo que me olvidara de ese triste mediodía y que viviéramos el presente. Enseguida puso su mano sobre mi pantalón y empezó a acariciarme la pija que enseguida estuvo bien dura y parada; ella dijo que hacía mucho que no la acariciaba ni la veía por lo que entonces se iba a dar el gusto; abrió mi bragueta, metió su mano y con bastante esfuerzo pudo sacar mi pija por que ya se encontraba en posición de firme; primero empezó haciéndome una hermosa paja, diciendo que la había extrañado mucho; enseguida se la llevó a la boca y me dio la mamada de mi vida; nunca Julieta me la había chupado de esa forma; yo me estremecí ante su caliente boquita y sin más, le acabé en la boca, llenándosela de leche; me dijo que era el mismo gusto de antaño porque ella nunca lo había olvidado a pesar del tiempo transcurrido.- Despues que me repuse, me dispuse a pasarla bien, así que procedí a desnudarla; seguían sus tetas bien firmes, pero lo que más me llamaba la atención; tenía un culo divino que antes lo entregaba siempre bajo protesta porque decía que le dolía mucho; me acordé de eso y me dispuse a romperle el orto; ella como de costumbre al principio me dijo que no, pero yo, conocedor de sus locuras, seguí insistiendo hasta que la puse boca abajo y sin ningún miramiento le metí mi pija de un solo golpe hasta lo más adentro posible; ella dio un pequeño grito y después sonriendo me dijo que ahora le gustaba que la cogiera por el culo, recordando que yo fui siempre muy adicto a cogerla por el culo; le eché toda mi leche dentro de ese culo hermoso, me dijo si había quedado conforme y le dije que no, porque todavía me faltaba disfrutar de su concha; ella me dijo que estaba dispuesta a recordar viejos tiempos; yo recordé que ella era multi orgásmica, entonces la puse de espaldas en la cama y me fui con todo dentro de ella; ella al sentirse como entraba mi pija por esa concha divina, se recalentó y en segundos tuvo su primer orgasmo, diciéndome que yo no había perdido mis costumbres y que le encantaba como la estaba cogiendo; sefuí moviéndome con entera libertad dentro de ella y enseguida ella tuvo su segundo orgasmo; gritaba, me apretaba, me arañaba, agradeciéndome el tratarla tan bien; cuando yo noté que ya estaba por acabar ni le pregunté si le podía acabar en su concha porque estaba casi seguro que ella se cuidaba mucho para evitar posibles embarazos; cuando ella notó que yo estaba llegando a un final feliz, ella apuró sus movimientos con lo que logramos acabar los dos juntos lleno de lujuria y felicidad.- La tarde había sido extraordinaria, se lo hice saber a Mariana, la que me dijo que no le fuera tan fiel a Julieta y que dejara un poco de mi leche para su disfrute.-

Le dije que lo tendría en cuenta, quedamos en que yo la llamaría bastante seguido, nos dimos un buen baño, mientras nos toqueteábamos, nos secamos, nos vestimos y con muchos besos me despedí de Mariana, pidiéndole que siempre me recordara



Para votar y poner comentarios de los relatos debes estar registrado


Registrate Aqui!

Sitios Porno XXX
Juegos Porno Gratis
Videos de folladas
Relatos Eroticos
Contactos Gratis
Top relatos
Simplemente tu tia

Primera Infidelidad

me cogi A MI CUÑADA Y A SU hermana

De hijo a amante

Madre solo hay una

La novia de mi amigo es una puta

Sonia cumple las fantasías sexuales de su hijo

DESPERTANDO AL SEXO 11

MI SOBRINA, LA SEDUCTORA

mi profesor se aprovecho de mi



Copyright © RelatosEroticos.biz | Inicio | Contacto | Registro | Enviar relato | Información Legal