Inicio | Favoritos | Contacto
 
Recuperar Contraseña REGISTRARSE



Ranking de Autores
sexofotos España
157 -62
gali Mexico
29 0
bangabandu C.Verde
24 0
48peter Argentina
12 0
chantajista Mexico
11 -1



Amor-Filial Masturbacion Confesiones Dominacion Fantasias Gays Hetero Intercambios Lesbicos No-Consentido Orgias Sadomaso Maduras Cibersexo Voyeur

El curioso y la tranny


Hoy me he decidido a contar esta historia. Historia real de la única experiencia que tuve con una transexual. Soy felizmente casado, me considero heterosexual. Solo que de ver tanto porno un buen un buen dia comencé a tener una fantasia que jamás por mi cabeza paso. Me empezó la curiosidad de tener una experiencia con una transexual, pero no cualquier transexual. Tenia que ser......  bien femenina. Buenas tetas, el tamaño del pene no me interesaba. Una cosa tenia claro. No quería ni que me rosara. Un buen dia en que mi esposa estaba fuera de la ciudad por motivos familiares, decidí a dar el paso. Lo primero que hice fue ir a Target y comprar un teléfono con línea para evitar usar el mio. Como soy desconfiado quise evitar que mi fantasía terminara por acabar con mi matrimonio . Busque en mi computadora la pagina de Craigslist y allí la sección de adultos y la de transexuales. Allí vi varias de las que anote el teléfono. Desde mi coche hice la primera llamada y recibi solo timbres por respuesta. Al marcar el segundo teléfono me respondió una voz que evidentemente por su tono era de un transexual. Le dije nervioso: Hola, como estas. Su respuesta fue: Muy bien papito y tu. Vi tu anuncio en Craigslist y me gustaría buen masaje. Ella contesto inmediatamente claro que si papito, por aquí te espero. Donde vives le conteste? En la ocho, en la ocho y la avenida 10. Aquí te espero.

En unos quince minutos ya estaba en esa area y le volvi a llamar. Ella entonces me especifico cuan era la casa y que entrata hasta una casita independiente que había en el fondo. Al aparcarmi coche respire profundo para espantar todos mis miedos e indecisiones. Solo quería que no hubiera nadie por alli que me conociera. Eso hubiese sido el desastre.al estar cerca de la casa note que me miraba desde la cortina de la ventana. Toque a la puerta. Ante mi apareció una mujer alta, de pómulos marcados por las cirugías. Detrás de una lencería roja, se veian sus tetas agrandadas por la silicona. El lugar era un pequeño cuartucho con un baño a la entrada. A mano derecha la cama del pecado. Un compresor desarmado estaba al lado del baño. Me dijo, que la disculpara por el calor pero el técnico no había venido a arreglar el aire acondicionado. Le dije que no importaba. Quieres bañarte, apunto hacia la ducha. No, lo hice antes de venir. Entonces se me acercó agarrándome la cosa y me dijo al oído. Me das mi regalito? Pensé de iluso que se refería a lo que tanto estaba sobando entre mis piernas. Claro que si mami y me habri el zipper para que siguiera jugando con el. Me contesto, no, te hablo de mi regalito, me lo trajistes. Oh si, claro. Extraje de mi bolsillo ciento cuarenta y cinco dólares que habíamos acordado. A pesar de que la ninfa era un poco diferente a la de la foto, gracias a algún fotoshop, supongo, me dije, bueno campeón ya estas aquí, ahora o nunca. Empezamos a desnudarnos y me llamo la atención el tamaño de su juguete, o jugetito mejor decir.

Me acoste boca abajo y le dije que me hiciera un rico masaje. Ella se me sento en la espalda y y empeso a presionarme los hombros y el cuello un torpemente. Gracias a que poco a poco fue bajando hasta mis nalgas y eso me encanto. Me abrió los pies, me movio hacia atrás mi juguete y lo empezó a chupar. Yo me vire bruscamente y le dije: No, sin condon de eso nada. Ella fue por un paquete, lo abrió, se lo puso en la boca he hizo correr el latex por mi tronco listo para dar guerra.

Verla chupando como lo que era una loquilla golosa me calentó aun mas. Me lamia y se tragaba mis bolas de una en una. Me miraba mientras hacia su faena y eso me volvia loco. Entonces termino y recostó su espalda abriendo las piernas. Me dijo quieres chupármela. Mire su cosita de tres o cuatro pulgadas paradita. Eso no estaba en mis planes pero me dije, si, porque no?. Ella se puso un condon y entonces me doble, meti mi cabeza entre sus piernas y mi boca fue directa a chupar por primera vez un pene, chiquito pero pene al fin. La primera sensación de tener un pene en muy boca fue rara. Era tener sobre mi lengua un cuerpo vivo y palpitante con sabor a latex. Durante dos minutos estuve de arriba a bajo y de abajo a arriba. Al terminar, comencé a chuparle las tetas y me dijo quieres que te la meta. Yo la mire confundido y me insistió una vez mas. Yo no pude aguantar aquel Ok que cambiaba mis planes. Yo había ido a fallarme una transexual bien femenina a la que estaría penetrando sin piedad por su culo. Aquel OK podría ser como pasar por un puente y no querer regresar. Nunca he visto un maricon que vuelva para atrás pensé, pero aun asi me puse en cuatro para que comenzara de una vez. Ella me dijo, asi no. Me viro de espaldas y me halo hasta la esquina de la cama. Tomo un poco de aceite y se froto su berga. Me metió el dedo para ir anchando mi culo virgen. Coloco mis piernas sobre cada hombro y me la metió. Yo le decía, suave, pues me dolia, cada vez que entraba me daban ganas de cagar, pero ella seguía metiéndomela. Luego me tomo con sus manos por las canillas y siguió dándome mas duro. De repente le dije para que si sigues me cago. Ella paro y tomo misma posición. Para ese entonces mi pene no era aquel guerrero que estaba listo para matar. Ahora tenia la moral baja. Tal vez se sentía traicionado por su dueño. El asunto fue que a duras penas logre metérsela y moverme un poco. Tenia la necesidad de venirme y largarme de una vez y por todas de allí. Asi fue, me corrí, me quite el condon, me vestí como pude y le dije chao. Mientras manejaba a casa me golpeaba el remordimiento de ir a culear y salir culeado. No se como podría mirarle la cara en adelante a mi esposa. A lo que me llevo una calentura pensé. Una vez en el baño comience a enjabonarme restregarme con fuerza para borrar toda huella de pecado. No quería que cada molecula de mi piel recordara nada. Cuando mis dedos tocaron mi ano, lo frote una y otra vez. Lo sentía diferente, mas grande. Entonces recorde a aquella chica empujando su pene que acababa con mi virginidad… Entonces sonreí.



Para votar y poner comentarios de los relatos debes estar registrado


Registrate Aqui!

Sitios Porno XXX
Juegos Porno Gratis
Relatos Eroticos
Top relatos
Simplemente tu tia

Primera Infidelidad

me cogi A MI CUÑADA Y A SU hermana

De hijo a amante

Madre solo hay una

Sonia cumple las fantasías sexuales de su hijo

La novia de mi amigo es una puta

DESPERTANDO AL SEXO 11

mi profesor se aprovecho de mi

MI SOBRINA, LA SEDUCTORA



Copyright © RelatosEroticos.biz | Inicio | Contacto | Registro | Enviar relato | Información Legal